fbpx
Title Image
Blog
Home  /  Sin categorizar   /  PIB VS. FELICIDAD.

En la economía se utilizan distintos indicadores económicos como el PIB para ver el crecimiento y la producción de un país, pero se escapan variables importantes, ¿refleja realmente el PIB la situación de un país? ¿Hay lugar en estos indicadores para las situaciones personales? ¿Es importante medir la felicidad como el PIB?

       El PIB es probablemente el indicador económico más conocido, refleja el valor monetario de todos los productos finales producidos en un país o territorio en un determinado periodo de tiempo, normalmente un año, se utiliza para medir la riqueza de un país, aun así presenta problemas al no contabilizar la economía sumergida que suponen datos desde el 10% al 30% del PIB en determinados países, la producción familiar tampoco se contabiliza, dejando a la mujer en muchos casos como menos productiva, distando esto de una realidad más compleja que la que puede medir este indicador, si la producción no se paga no se contabiliza, por lo que no es un reflejo claro de la realidad.

   Cuando se habla de PIB en seguida sale el PIB per cápita, otro indicador macroeconómico, relacionado con el desarrollo económico, se obtiene de dividir el PIB de un país entre sus habitantes, para calcular la riqueza, algo erróneo otra vez, ya que un país puede ser muy rico, muy rico en el bolsillo de muy pocos, habla de desarrollo ignorando las desigualdades de renta, contabiliza la producción sin tener en cuenta el contrapunto de que producción suele ir de la mano de consumo de recursos naturales del país produciendo contaminación y disminuyendo el bienestar social de esas zonas, por lo que como indicador de desarrollo no tiene una medición fiable del nivel de vida de una nación.

     Han surgido indicadores alternativos al PIB como el IBES (Índice de Bienestar Económico Sostenible) evalúa mediante técnicas similares, pero en lugar de contabilizar los bienes y servicios de la economía, contabiliza de un lado el gasto de los consumidores, la utilidad aportada por el trabajo doméstico; y del otro descuenta el coste de las externalidades asociadas a la polución y el consumo de recursos, por lo que viene a ser parecido al Índice de Progreso Real. Nos acerca un poco más a la realidad social pero no es suficiente.

Existe en sí, un Índice Mundial de la Felicidad realizado por las Naciones Unidas que analiza 157 países en total, que sitúa a España en 2019 en el puesto 30º, en el primer puesto estaría Finlandia, si nos vamos al PIB per cápita Finlandia presenta datos de 43.630€ y España de 26.440€, por lo que podemos ver que el país con más felicidad también presenta una renta más alta, ya que esta es una de las variables que se analizan, pero a diferencia de otros indicadores esta vez se analizan más cosas: apoyo social, esperanza de años de vida saludable, libertad para tomar decisiones vitales, generosidad, percepción de la corrupción.

       Con estos indicadores que hemos analizado, podemos sacar en claro, que en el mundo en el que vivimos seguirá dándose énfasis al PIB al hablar en términos de producción, pero a la hora de analizar un país es importante no perder de vista otros indicadores, el IBES para ver la economía teniendo en cuenta variables tan importantes como los recursos naturales y la polución, y el índice de la Felicidad, para aspectos como la calidad de vida que podrías llevar en ese país.

¿Quién quiere vivir en un país rico sin poder ser feliz?

No hay comentarios

LEAVE A COMMENT

0
Your Cart
  • No hay productos en el carrito.